Asturias, España

Ruta por Asturias en 4 días

Asturias es un paraíso natural. Rodeado de montañas y playas hacen del Principado un lugar idílico para pasar las vacaciones, independientemente de la época del año en la que nos encontremos.

Si bien, es verdad que en otoño-invierno suele resultar demasiado húmedo y frío, en primavera-verano podemos disfrutar de unas temperaturas cálidas escapando del calor asfixiante de otras comunidades.

La ruta que traigo se puede hacer en 4 días, sin prisas. La idea es no visitar más de 3 pueblos al día, para que podamos disfrutar de ellos, perdernos en su naturaleza, conocer su gastronomía y desconectar.

Los recorridos entre pueblos no duran más de 1 hora y media en coche, y están agrupados por zonas geográficas, de tal forma que puedas organizarte los días como quieras y sea más cómodo realizarlos. En cualquier caso, yo te recomiendo alojarte en una zona céntrica del Principado, para no tener distancias largas, y si es posible en un hotel con encanto que te invite a descansar.

¿Comenzamos?


Día 1

Luarca

Comenzamos la ruta por Asturias por su zona occidental. La primera parada se trata de Luarca, una villa marinera cuyo color blanco de sus casas te llamará la atención.

Es conocida también por ser el lugar de nacimiento de Severo Ochoa de Albornoz, Premio Nobel de Fisiología o Medicina.

Me he dedicado a investigar la vida y no sé por qué ni para qué.

Severo Ochoa de Albornoz

En la zona alta del pueblo, encontrarás unas vistas espectaculares al mar Cantábrico junto a dos de sus localizaciones más famosas:

  • Su faro curiosamente cuadrado, junto a la casa del farero, ubicado en la denominada Punta Focicón o Atalaya.
  • Y su cementerio, uno de los más antiguos de Asturias y con las mejores vistas que se haya conocido.

Te recomiendo que te des un paseo por este pueblo tan curioso con el que podrás empezar a empaparte de la cultura asturiana.

Cudillero

¿Quién no ha oído hablar de este pueblo pesquero? Sus casas de colores se hacen paso a lo largo de los tres montes que la rodean. Merece subir andando por las escaleras que irás encontrando a medida que avances, para poder ver las vistas del pueblo desde arriba.

Y en su parte más baja, puedes encontrar una plaza con un gran número de bares y restaurantes donde poder tomarte una sidras o incluso degustar alguna tapa asturiana, aunque no te recomiendo comer directamente allí ya que sus cartas están muy centradas en el turismo extranjero.

No te puedes ir de Cudillero sin ir a la desembocadura del río Piñera. Junto a él existe un pasadizo «secreto» que cruza la montaña desde el puerto y sale cerca de la Capilla del Humilladero. Si lo sigues, podrás ir hasta la parte más alta del pueblo.

Cabo de Peñas

Situado entre Gijón y Avilés (si tienes tiempo puedes pasarte a visitar al menos una de estas ciudades), esta comarca se encuentra en el punto más septentrional de Asturias, es decir, nos encontramos lo más al norte que podemos estar en este Principado.

En este Cabo, encontramos su Faro que actualmente alberga un museo de temas marinos en la planta baja del edificio, aunque si realmente quieres disfrutar de unas vistas maravillosas, a más de 100 metros sobre el nivel del mar, tienes que pasear a lo largo de sus acantilados.

Encontrarás varias pasarelas de madera, que permiten el paso en silla de ruedas o con carritos de bebé, gracias a las cuales podrás disfrutar de vistas de la Punta Gaviera y de la Isla de La Erbosa e ir aprendiendo sobre su flora y fauna gracias a los paneles informativos que vamos encontrando en el recorrido.

Este lugar es perfecto para ver el atardecer junto al sonido del mar.


Día 2

Cuevas del Agua

Como segundo día de recorrido por Asturias, si eres amante del senderismo y lo que estás pensando es realizar una ruta a pie por la zona norte, entonces debes visitar este pueblo encantador.

A menos de 15 minutos en coche de de Ribadesella, se encuentra esta localidad a la cual solamente se puede acceder atravesando una cueva. Sí, tal y como lees. La Cuevona es una cavidad de unos 300 metros de altitud que deberás recorrer, en coche o a pie, para llegar hasta el pueblo.

Mi recomendación es que dejes tu coche en el aparcamiento que encontrarás antes de llegar a la Cuevona, y comenzar tu ruta desde ahí, ya que merecerá la pena recorrerla tanto de día como de noche.

Una vez dentro del pueblo, encontrarás casas y hórreos típicos asturianos. Y podrás iniciar una de las rutas más bonitas y verdes de este Principado: La Ruta de los Molinos.

Ruta de los Molinos

Esta ruta se encuentra perfectamente indicada desde del pueblo Cuevas del Agua, y tiene un recorrido fácil de hacer incluso con niños.

Siguiendo el arroyo y adentrándonos en un valle muy frondoso podremos ir encontrando una serie de molinos, algunos casi en perfecta conservación.

Esta ruta, a paso normal, puede durar una hora de ida hasta llegar al pueblo de Tresmonte y otra de vuelta.

Mirador del Fitu

Existe una multitud de miradores en Asturias, pero quizá uno de los más espectaculares es este, el cual se encuentra a más de 1.100 metros sobre el nivel del mar y dispone de una antigua atayala de hormingón de principios del siglo XX.

En esta segunda parada del día, nos encontramos con la Sierra del Sueve en donde puedes apreciar mar, montaña, valles, pueblos… Toda una experiencia.

A partir de este punto, también podemos realizar excursiones y rutas de senderismo avanzadas.

Villaviciosa

Villaviciosa, o comunmente llamada «La Villa» es un concejo muy conocido por la abundancia de sus manzanos y, por tanto, por sus sidras.

Es un buen lugar para acudir y degustar típicos platos asturianos, darse un paseo por la zona de su ayuntamiento o visitar su Parque Ballina.

Ya que estamos por esta zona, no podemos perdernos dos enclaves: la Playa de Rodiles, con una extensión de más de 1 kilómetro rodeado de pinos y eucaliptos, y el pueblo de Tazones, una aldea que queda representada por su «Casa de las Conchas» y por su yacimiento arqueológico encontrado cerca de sus acantilados.


Día 3

Covadonga

Como tercer día de ruta te propongo visitar el Conjunto Monumental del Santuario del Real Sitio de Covadonga, el cual está compuesto por varios monumentos que no puedes perderte:

  • La Basílica de Santa María la Real de Covadonga, fue construida a finales del siglo XVIII en piedra caliza rosa y justo enfrente podremos encontrar el Monumento al Rey Pelayo.
  • La Santa Cueva, en donde podemos ver el altar de la Virgen de Covadonga (patrona de Asturias) así como y la tumba de Don Pelayo.
  • La fuente de los 7 caños (o la fuente del matrimonio), se encuentra justo debajo de la Santa Cueva y que según cuenta la leyenda quien beba de ella tendrá la suerte de casarse en un año.
  • Y el Museo del Real Sitio de Covadonga, dedicado principalmente al arte religioso y donde encontramos objetos y reliquias que datan desde la época de Don Pelayo.

La Virgen de Covadonga tiene una fuente muy clara, la niña que de ella bebe, dentro del año se casa.

Una vez visitado el complejo monumental, no podemos olvidar acercarnos a Los Lagos de Covadonga. Podemos llegar hasta ellos en coche (a través de una carretera con bastantes curvas y gran pendiente), aunque hay que tener en cuenta que en los meses de verano el acceso en coche está restringido, por lo que solamente podremos visitarlos en autobus, que parte desde Cangas de Onís.

Si podéis evitar visitar los Lagos en temporada baja, podréis subir sin problemas y tranquilamente con vuestro propio coche y aparcar en alguno de los parking del Centro de Visitantes. Desde allí podréis hacer una ruta circular y ver sus lagos Enol, Ercina y Bricial. Eso sí, puede coincidir que el día sea de nube baja y que la niebla te tape todas las vistas, como me pasó cuando yo los visité…

Cangas de Onís

Tras una mañana completa de visita en Covadonga, ahora toca reponer fuerzas y degustar platos tradicionales como la fabada asturiana, el pote asturiano, el Pitu de Caleya o el cachopo. A 10 minutos en coche podemos hacer una parada en Cangas de Onís y nada más entrar podremos ver su Puente Romano, desde cuyo arco central cuelga la Cruz de la Victoria.

Tras haber hecho una parada para la comida, podremos recorrer sus calles, ver la Iglesia de la Asunción en la plaza del antiguo Ayuntamiento y comprar algún producto típico asturiano en sus pequeñas tiendas.

Ribadesella

Para terminar el día ¿qué mejor que ver el atardecer en la villa de Ribadesella? Puedes comenzar a recorrer su casco antiguo para poder ver la Casa de los Ardines, el Palacio de Prieto Cutre o la casona del Escudo para después terminar en la zona del puerto, andando por el Paseo de la Grúa.

Una vez llegues hasta el final de este paseo, podrás subir hasta la Ermita de la Virgen de la Guía desde donde podrás ver toda Ribadesella, desde su playa de Santa Marina hasta las cordilleras que cercan esta localidad.

Si además vas a visitar Ribadesella en un miércoles, podrás disfrutar de su típico mercadillo semanal en donde podrás comprar desde productos autóctonos hasta antigüedades, utensilios, libros, música, flores y calzado.


Día 4

Este cuarto y último día está pensado como un «comodín» ya que ciudades como Gijón y Oviedo pueden visitarse si se tiene más tiempo en el recorrido de alguno de los 3 días que hemos planteado anteriormente. O incluso lo más seguro es que tengas reservado el alojamiento en alguna de estas dos ciudades y puedas aprovechar las tardes-noches de vuelta para conocerlas.

En cualquier caso, Gijón y Oviedo son dos localidades en las que merece la pena pasar tiempo ya sea durante días completos o solamente un par de horas.

Oviedo

En esta ciudad hay mucho que ver, por ello es recomendable pasar al menos medio día allí.

Podemos comenzar dando una vuelta por su casco antiguo, para después comer por la zona cualquier plato típico y terminar con alguno de sus mejores postres: arroz con leche, frixuelos, casadiellas…

Mi recomendación es que al menos visites:

Por último, podemos también visitar el mercado de El Fontán y ver su llamativa estructura acristalada.

Gijón

Y para terminar nuestra ruta por Asturias, dedicamos al menos otro medio día a una de las ciudades más bonitas del Principado.

Nada más entrar, llama la atención su puerto en donde además podremos encontrar en su paseo las famosas letronas de «Gijón» en la que muchos turistas se hacen la foto de turno.

A partir de aquí podremos dirigirnos al Barrio de Cimadevilla, en donde podrás ver su Plaza Mayor, la Torre del Relo o el Palacio de Revillagigedo, y subir hasta el Elogio del Horizonte para ver la parte más Norte de la localidad. En esta zona, o en el puerto (con precios algo más caros) podemos pararnos a cenar o a tomar unas copas antes de que nos vayamos.

Si tenemos tiempo, y la época del año lo permite, podemos también dirigirnos a la Playa de San Lorenzo, a la que se accede por su famosa Escalerona, o a la Playa de Oriente, una playa artificial cuya forma cambia con la marea de una forma muy curiosa.


¡Y esto es todo! Si te quieres alejar más, en dirección Cantabria te recomiendo visitar Llanes o San Vicente de la Barquera o en dirección Galicia podrás pasar un día entre Ribadeo o Taramundi.

Te dejo un enlace de la página final de Turismo Asturias, en donde podrás consultar más en detalle cada localidad, sus fiestas, rutas y actividades que seguro te resultarán interesantes.